Una inversión es la decisión de destinar unos recursos financieros con el fin de obtener unos beneficios. Esta es la honorable voluntad de unos particulares tras la adquisición de una planta baja en el centro de Barcelona. La idea que me transmiten es convertir esta oficina en un apartamento turístico de alto standing donde los huéspedes se sientan “como en casa”, puedan gozar del confort del lugar y del clima de la ciudad condal. Así mismo desean poder ubicar tres habitaciones dobles, cada una con cuarto de baño independiente, no habiendo podido encontrar un profesional que les pueda dar esta opción. Una semana más tarde volvemos a quedar: yo satisfecha de llevar la solución conmigo y cumpliendo normativa claro está!

La planta general distribuye tres habitaciones para alquiler por separado o apartamento completo. El despiece del pavimento denota esta intencionalidad, creando en la entrada de cada habitación un pequeño recibidor con el gesto de la disposición transversal de la pieza de cerámica. La propuesta incluye también ofrecer un apartamento con sello de design experience como estandarte de la ciudad como referente mundial en este ámbito.